Conociendo el propósito, utilidad y objetivo de la palabra de Dios


Hola, hola chicas, amadas y escogidas. En éste hermoso día quiero que platiquemos de algo que me inquieta bastante. Por eso quiero preguntarles, ¿cuantas de ustedes han escuchado que la Biblia es el libro más leído en el mundo? 

Bueno, yo lo he escuchado y lo creo al ver las numerosas traducciones que existen en cuantos idiomas podamos imaginarnos. Eso me indica que en esos idios hay alguien que en algún momento se ha detenido a leer el libro sagrado.

Sin embargo, me pregunto, ¿sí es el libro más leido, porque no vemos más cambio positivos en nuestra sociedad? Cambios alineados a la Palabra de Dios, alineados al libro más leído. Entonces, ¿a caso es contraproducente decir que es el libro mas leído si los hechos demuestras lo contrario?

No, no es contraproducente. Es simplemente, que quienes lo leen no aplican a sus vidas lo leído. Es ahí donde radica el déficit, que en lugar de sumar en acción por cuantos leen, más resta por la falta de accionar conforme a lo leído. Pues no siempre ponen en práctica lo que leen. 

La Biblia «es la boca de Dios, viva y eficaz más cortante que espada alguna de dos filos. Penetrante hasta las fronteras entre el alma y el espíritu, hasta las junturas y médulas; y escruta los sentimientos y pensamientos del corazón. No hay para ella criatura invisible: todo está desnudo y patente a los ojos de aquel a quien hemos de darle cuentas.» (Hebreos 4:12-13).

La Biblia «es inspirada por Dios, útil para enseñarnos, redargüirnos, corregirnos; para educarnos en justicia...» (2 Timoteo 3:16)

La Biblia nos enseña a como conducirnos en la vida, renueva nuestro interior para transforma de lo que eramos a lo que Dios espera que seamos en en Él. En otras palabras, la Biblia moldea nuestro caracter a la forma de Dios. Tomamos forma e identidad en Cristo.

En muchos pasajes de la Biblia, la palabra es figurada para que podamos tener una mejor comprensión de la misma. Por ejemplo Santiago 1:23-25 la presenta como un “espejo” y su propósito es decirnos que la palabra de Dios refleja perfectamente la mente de Dios y la condición del hombre. Allí nos vemos tal y cual somos. 

El Salmo 119:105 la presenta como una “lámpara” y su propósito es mostrarnos donde estamos, la manera cómo nos guía y cómo nos alumbra para no caer. 

Pablo la presenta como “agua” en Efesios 5:25-27. La idea es que así como el agua tiene el poder de limpiar, calmar la sed y refrescar, lo mismo hará la palabra en nosotros. Cómo les indicamos más arriba, la palabra se figura como “espada” que penetraba y parte en dos al hombre (He. 4:12; Ef. 6:7). Pero también la palabra es revelada como un metal precioso, como “oro refinado” (Sal. 19:10; 119:105).

La palabra también se presenta cómo “alimento” (Job 23:12), por eso se nos dice que la Biblia es como “leche”; y por lo tanto debemos desearla como niños recién nacidos (1 Pe. 2:2). También se presenta como “carne” (He.5:12-14), pues la carne sirve para nutrir la madurez de nuestro crecimiento espiritual. 

En otra manera es como “pan” y como “miel”. Y en todas estas figuras (lenguaje figurado), no podía faltar la Palabra como “martillo” que quebranta el corazón endurecido (Jer. 23:29), y como “fuego” que consume y purifica (Jr. 20:9). 

Con esto en mente, ¿Cuál es, entonces, su propósito? ¿Cuál es su utilidad y objetivo para el alma?

  1. Su propósito divino es llevar a la gente a los pies Jesús, por la gracia y misericordia de Dios.
  2. Y su utilidad es guirte en la fe de Jesucrito para que vivas a plenitud en su verdad.
  3. Y su único onjetivo es que a través  de ello, tu alma alcance salvación.

La Biblia siempre nos será útil para muchas cosas sí caminamos en sus enseñanzas con amor y obediencia. Es decir, que debemos prácticarla y vivirla; para que su utilidad, por lo cual fue ispirada, tenga efecto en nosotras. Así podremos con su dirección, sopesar cómo luz y sal, la oscuridad de éste mundo a través de su verdad.

Pero lamentablemente, no todos los que leen la palabra están dispuestos a venir a los pies de Cristo y asumir la responsabilidad que está sabia y buena decisión conlleva. No todos están dispuestos a aceptar la salvación que Jesús ofrece. 

Sin embargo, éstas son personas que supuestamente tienen fe, en lo que culturalmente creen por lo visto o aprendido desde su niñez. La palabra viene a ordenar lo desorganizado en nuestras vidas por creencias vanas y superficiales; para cultivar la verdad de Cristo en nuestro corazón. Pero ésto sólo es posible, si se lo permitimos a Dios. Pues el Señor no nos obligará. Es por eso que vemos mucha gente que lee la Palabra de Dios, pero no hay cambios en sus vidas. Es por eso que la Biblia es el libro más leído pero dicha verdad no equivale a los resultados de nuestra sociedad; pues cada día más se despresia la verdad que en la Biblia sé lee y cómo consecuencia de ese desprecio es que tenemos una sociedad corrupta y sin valor ni pudor alguno.

Aunque es el libro más vendido, no significa que sea el más leído cómo práctica y constancia. Pues muchos lo leen de vez en cuando, otros tienen la Biblia de adorno en sus casas, otros lo leen un día y nunca más. En cambio, otros lo leen y sólo toman lo que les convienen. Moldean la palabra a su vida en lugar que la palabra les moldee a ellos. Por eso es que, aunque es el libro más vendido no vemos cambios en la sociedad.

Mi esperanza en ésta hora, es que tú, mi amado lector; seas uno de los que marcamos la diferencia porque la palabra toma utilidad en nuestras vidas. Espero en Dios que tú seas de los que le dicen sí al propósito y objetivo de Cristo, mantenerte a sus pies para salvación de tu alma. En verdad ésto es algo que espero y anhelo en Dios. Porque es necesario y hacen falta más y más luceros en ésta tierra.

...para que seáis irreprensibles y sencillos, hijos de Dios sin mancha en medio de una generación maligna y perversa, en medio de la cual resplandecéis como luminares en el mundo;... Fil 2:15

Creo que conociendo ésta maravillosa verdad y lamentable realidad, cómo verdaderos hijos de Dios, debemos accionar y obrar con obediencia conforme la misma Palabra nos ordena:

«Pongan por obra lo que dice la Palabra y no se conformen con oírla, pues se engañarían a sí mismos. El que escucha la palabra y no la practica es como aquel hombre que se miraba en el espejo, pero apenas se miraba, se iba y se olvidaba de cómo era.» (Santiago 1: 22-24). 

Y entonces obtendremos la sabiduría que lleva a la Salvación mediante la fe de Jesucrito. Ésto es una promesa maravillosa de Dios en su gracia y misericordia nos otorga (2 Timoteo 15). Seamos sabías para que podamos darle buena cuenta a Dios, pues dice su palabra que cada uno de nosotros dará a Dios cuenta de sí mismo (Romanos 14:12).

Mis amores, a través de éste mensaje sólo busco crearte conciencia ante la problemática que vivimos hoy en día, por el déficit que estamos teniendo en nuestra sociedad por la falta del estudio de la misma. Por eso hoy te quiero invitar y motivar a no ser más del montón, a marcar una diferencia al ponerte en la brecha cómo mujer escogida y valiente de Dios. Quiero recordarte tu asignación para que nos esforcemos en obediencia a poner por obra en nuestras vidas, lo aprendido de la Palabra de Dios al leerla y meditar en ella cada día. 

No sólo hables con Dios a través de la oración. Dios también te quiere hablar a través de su palabra, pero ¿estás tú dispuestas a escucharlo con atención?

Con amor, tu amiga y hna, Vanessa Martinez
2019-2022 © VANNEZARTÏZ

Publicar un comentario

Escogida, puedes aprender AQUI como agregar un gif, video o enlace activo en los comentarios. Y recuerda, que todos los comentarios son moderados antes de ser publicados en línea. Nota: Los comentarios anónimos no estan permitidos.