Cómo barro en manos del alfarero

sábado, junio 12, 2021


Palabra de Jehová que vino a Jeremías, diciendo: Levántate y vete a casa del alfarero, y allí te haré oír mis palabras. Y descendí a casa del alfarero, y he aquí que él trabajaba sobre la rueda. Y la vasija de barro que él hacía se echó a perder en su mano; y volvió y la hizo otra vasija, según le pareció mejor hacerla. Entonces vino a mí palabra de Jehová, diciendo: ¿No podré yo hacer de vosotros como este alfarero... He aquí que como el barro en la mano del alfarero, así sois vosotros en mi mano... —Jeremías 18:1-6

En éste pasaje de la palabra vemos como Dios manda a su profeta Jeremías, para que observara como trabajaba él alfarero con el barro. Sabiendo que muchas veces lo visual tiene mayor impacto que lo verbal o escrito, es con la intención que Dios lo envía. Dios quería hablar al corazón de Jeremías de una forma mas profunda, pues con dicha analogía Él Señor claramente le enseñaría la relación del pueblo de Israel con su Dios, en éste caso, la relación de Dios con nosotros; para demostrar su soberanía, lo que para bien o mal, Dios puede hacer con nosotros. Porque Dios no solo es amor, también es fuego que nos consume.

En ésta vida diaria y cotidiana, Dios siempre nos habla a través de su Palabra o con parábolas como lo hizo con Jeremías. En éste caso, vemos como el barro tal cual es, no tiene ningún valor; pero en las manos de Dios nuestro alfarero todo cambia, porque Él toma el barro en sus manos para darle forma hasta convertirlo en una hermosa vasijas... En mujeres de gran valor y utilidad!!

Con su amor, Dios trabaja incansablemente en nuestra vida, el quiere convertinos en esa vasija que desde antes de nosotras nacer, nos fue declarado del cielo que seríamos. La palabra ya fue dada, la disposición de Dios Padre y Alfarero para trabajar nuestra vida en la rueda, ya está. Sólo nuestra voluntad y disposición en obediencia para que suceda, y podamos ver los frutos. Nosotros debemos estar dispuestos a que Dios nos corte por partes como al barro para trabajanos por partes, debemos estar dispuestos a que nos amase hasta estar blandas y docil con el barro cuando ésta listo para entrar en la rueda, una vez en la rueda, dispuestos a que nos estire según la forma del propósito que como vasija Dios nos ha dado desde antes de nacer. Y luego dispuestos a soportar el horno de fuego, a temperaturas muy altas según sea el llamado de cada vasija.

Y es que hay áreas en nuestra vida que necesitan de forma urgente la intervención divida del Alfarero Celestial, no podemos segarnos nosotros mismo, debemos de reconocer que sin Dios nada podemos hacer y con Él todo debe ser a su forma y no a la nuestra. No debemos preocuparnos, porque Dios nos dará la fuerza para soportar el horno que cualquier proceso traiga a nuestra vida. Sabiendo siempre, que en medio del proceso Dios está trabajando.

Sobre su ley y ordenanzas es que Dios nos va dando forma cada día, por eso es importante que cada día escudriñemos su palabra, púes a través de la misma Dios nos hablará para fortalecernos y poder soportar, nos corregirá con su amor y verdad, y con azote y fuego si es necesario; también nos dará la sabiduría y el discernimiento que como vasija necesitas según el propósito de Dios en tú vida.

Cuando dejamos que Dios trabaje en nuestras vidas mientras nos deleitamos en su palabra, estamos siendo obedientes a la estrategia y voluntad que Él ha escogido para nosotros. Y es por medio de la lectura de su Palabra que podremos comprobar lo que Dios quiere hacer en nosotros, y esa será la palanca que Dios usará para estimularnos y que podamos soportar el proceso valientemente fortalecidos.

PERO OJO, no solo es dejar que Dios trabaje con nosotros, es dejarlo trabajar SIN OBSTÁCULOS. Porque Dios como buen alfarero que es, siempre estará dispuesto a trabajar contigo y conmigo, pues su mayor deseo es glorificarse con poder en todas las áreas de nuestra vida. Pero nosotros muchas veces no se lo permitimos y detenemos el obrar de sus mano con las decisiones y acciones que tomamos en esos momentos, cuando deberíamos mas bien trabajar en conjunto con Dios pues al final nosotros mismos somos los beneficiados. Si todo es por nuestro propio bien, entonces ¿por qué no hacemos lo que Dios nos manda hacer, tal cuál nos manda? ¿Qué nos impide ser obedientes en eso y hacerlo tal cuál?

Sabemos que a nadie le gustan las pruebas, pero son necesarias y debemos verlas como lo que son, el instrumento por el cual Dios saca lo mejor de nosotros. Tenemos que entender que las pruebas son el fuego con el cuál Dios trabaja con nosotros y solidifica el barro que somos, por lo que no debemos encontrarnos extraño que las pruebas que lleguen a nuestra vida, pues no llegan para matarnos, sino para procesarnos y sacer el diamante que llevamos por dentro. Por tanto, cuando estemos pasando por pruebas, mejor pensemos que Dios a través de las mismas está hermoseando nuestra vida. Así qué dejémosle trabajar, no se lo impidamos, no hagamos nada que retrase el proceso y aún menos queramos adelantarnos.

Muchas veces no aguantamos el horno de fuego en medio de las pruebas, y buscamos él camino más corto, la salida mas fácil para salir del problema. Pero lamento decirte que a Dios no lo podemos engañar, no puedes intentar hacer trampa como cuando estabas en un examen de tú escuela 😅 para tratar de pasarlo y salir del problema y del proceso mucho más rápido; pues Dios no trabaja así. Con eso lo que harás es retrasar aún más tu proceso en la rueda del alfarero, pues tendrás que volver al punto de partida para volver a comenzar de nuevo y por ende tendrás que volver a mismo horno de fuego, y lo que te hubiera tomado un año, ahora te tomará más tiempo. Y es que a Dios le pasas o le pasas el examen, con Dios no hay puntos medios ni tibios... tú estas o no estás... así de simple!!! 

Pongamos un ejemplo para comprender mejor lo que acabo de decir. Supongamos que el asa de la vasija con la que Dios está trabajando, es el área de tú vida a la que Dios le esta dando forma, por ende, estás en medio del proceso; pero tú te desesperas por la razón que sea, y decides intentar hacer las cosas a tu manera, tratando de salir de ese horno de fuego en el cual encuentras. Pero con ésto lo que harás es dañar el trabajo que ya Dios lleva adelantado contigo y tendrás que volver a comenzar. Porque cuando el alfarero ve algo mal en su vasija, que no está saliendo como debe, Él no la va a remienda, Él la va a romper por completo, y con amor y paciencia la vuelve a comenzar de nuevo y ha darle forma. Hasta ahí todo bien podríamos decir, él problema aquí es el tiempo perdido, que ahora nos tomará más tiempo para salir del proceso, y lo bueno que podemos sacar de ésto es el aprendizaje que nos servirá de experiencia en el futuro.

De igual forma, en Dios podemos aprender si lo que Dios quiere que aprendemos, Él buscará la forma de ensenarnos sin necesidad de que retrasemos el proceso para supuestamente aprender de ello. Así qué, no cojamos de excusa eso, no justifiquemos nuestra desobediencia respaldándolo con lo aprendido. Si llega a pasar pues pasa, pero si lo podemos evitar, entonces hagamos todo lo posible por evitar. Que tú propósito al final te lo agradecerá, pues no hay nada mejor que poder llegar al mismo a tiempo, al tiempo designado por Dios.

Por eso es importantísimo no desesperarnos mis amores. Yo sé que no es fácil, pero si nos agarramos de Dios y su palabra en obediencia, tampoco será imposible pasar la prueba, el proceso en la rueda y en el horno fuego del alfarero. Dios tiene un tiempo para todo, no queramos ir delante ni detrás, más bien vayamos al ritmo de Dios. Tengamos eso en cuenta, y seamos mujeres sabias e inteligentes para que no pasemos año tras año en la misma prueba, en el mismo escalón sin avance ni progreso.

Recuerda que cada una de nosotras somos una hermosa vasija en las manos de Dios, y cada situación que Dios trabajar en nosotras es porque la misma empaña Su obra maestra que al salir victoriosas del proceso en Él seremos. Como vasijas estamos conformadas por muchas pieza, y cada una de esas pieza será rota las veces que sean necesario. Porque cada una de esas piezas son áreas en las que Dios trabaja en nuestras vidas, y las misma nos conformaran en la mujer que Dios espera que lleguemos a ser en Él, por eso es importante que cada pieza en nosotros sea corregida y trabajada correctamente por nuestro amado alfarero, a su tiempo, a su ritmo, sometidas en obediencia, con paciencia, sin desesperos.

Mi abuela decía, el que se lleva de consejo muere de viejo... te lo digo yo, por experiencia... porque de lo que te hablo lo he vivido... conozco de cerca esos retraso, y espero con la ayuda de Dios que puedas aprender de mis errores. Aunque dicen que nadie aprende en zapato ajeno, espero que esa profecía no tenga en ti cumplimiento y si puedas verte reflejada y aprender con estos consejos.

Mis amores, como barro que somos, cada una de esas piezas que nos conforman no pueden ser horneadas de forma instantánea como en "Microwave"... Lo que debemos es ser horneadas en el horno del alfarero, no tengamos miedo al proceso, que en medio de él, Dios mismo nos capacitará para soportarlo... Saldremos ilesos y victoriosos!! 

Así que no te sientas mal por lo que estas pasando, no te aflijas al ver que tú situación de cara a la realidad y ver que a otros les va mejor. Siéntete honrada de ser a quién Dios haya escogido para afrontar tal situación, que Él te la dio a ti porque sabe que tú la puedes pasar, Dios no te dará cargas que no puedas llevar. Porque no ha sobrevenido ninguna tentación que no sea común a los hombres; y fiel es Dios, que no permitirá que tú seas tentados ni procesado más allá de lo que puedes soportar, sino que con la tentación y el proceso, Dios proveerá también la salida, a fin de que puedas resistirla y salir en victoria. 1 Corintios 10:13

Tampoco te desesperes si ves que otros van mas rápido que tú, es simplemente que hay mas áreas en las que Dios tiene qué trabajar en ti. Y créeme que en un primer momento sólo vemos unas cuantas, y cuestionamos a Dios al no entender que tanto es lo que trabaja en nosotros, y supuestamente le pedimos, cuando más bien sin poder ni derecho, le EXIGIMOS que nos de un respiro. Pero no es hasta que pasa el tiempo que podemos ver con claridad con todo lo vivido y aprendido, que habían MUCHÍSIMAS MÁS AREAS EN NOSOTROS QUE DIOS TENÍA QUE TRABAJAR. Porque lo qué no entendíamos en un principio, más adelante él Espíritu Santo nos permitirá comprenderlo.

No seamos tan tercos y aprendamos de los errores, y aún de los errores de los demás. Porque hay personas que en su terquedad persisten en hacer trampa en los exámenes del proceso del Dios Alfarero, y Dios viéndolos, los termina dejando que momentáneamente se salgan con la suya, pues como no aprenden con amor, Dios les enseñará a puro dolor, porque el amor de Dios también es fuego que consume... y porque nos ama, lo permite. Porque Dios no quiere que nadie se pierda. Dios le suelta la soga, pero cuando la hala de golpe, terminan estrellándose contra el muro. Sera entonces la caiga lo que los haga reaccionar, y si el orgullo entonces no les gana, podrán volver a escuchar a Dios para comenzar de nuevo, y esta vez, hacerlo todo a su modo.

Espero en Dios que no lleguemos a ese punto de necedad. Dios nos guarde y nos ayude a entender que la obediencia es clave fundamental en el proceso del barro en la rueda del alfarero. Por eso desde el primer momento en que aceptamos a Cristo como nuestro salvador la obediencia debe ser nuestro baluarte. Por eso no te debes enfocar en el cartón del otro para que el enemigo no te haga bingo con tú propia debilidad

Y es que mis amores, no podemos pretender ser los que más sabemos en la vida, porque es ahí cuando Dios nos dice: ¡Te mostraré que no sabes nada! Y cuando no entendemos eso con amor, entonces Dios nos lo enseñara con dolor, porque lamentablemente hay quienes no aprendemos si no es a base de caídas y tropezando. ¡Que en su misericordia, Jesús nos ayude a entenderlo!


Con amor escribe tu amiga y hermana en la fe, Vanessa Martinez
Ministerio Mujer Escogida © 2020-2021 | Mateo 22.14
• • • • • • • • • • • • • • • • • • • • ♥ ♥ ♥ • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • •
“Si este mensaje ha tocado tu corazón, bendice a otros compartiéndolo en tus redes sociales. Y en lo posible, deja tu comentario para que podamos conocerte. Dios te bendiga y te guarde siempre”

Vanessa Severino D'Martinez
2019-2021 © ARTISENEZH

Temas similares que podrían interesarte

0 Comments

๑๑๑❀••ALGUNOS PUNTOS A TENER EN CUENTA ANTES DE COMENTAR••❀๑๑๑
Un corazón agradecido siempre sabe decir gracias a través de un comentario. Para comentar, inicia sesión con tu cuenta de Google. Los comentarios en este blog pasan por un SISTEMA DE MODERACIÓN. Al comentar se cordial y respetuoso por favor. Si te unes a los seguidores de este blog, nos unimos al tuyo. INFO AQUÍ Para agregar un link activo (https) en los comentarios CLICK AQUÍ . Para insertar imagen o vídeo, utiliza [img]URL de la imagen[/img] / [video]URL del video[/video]. No hagas SPAM (blocked). Si tomas algo de mi blog, por favor acredita con nombre y url activa del mismo. Respeta mi trabajo y no copies ni alteres el contenido e imágenes del mismo. BE•ORIGINAL ©ARTIZSENEZH

Like us on Facebook

SUSCRÍBETE

Suscribete al feed del blog vía email para estar actualizado.
¡No hacemos spam!
También puedes acceder a nuestra RSS para tu lector +info
  
SI TIENES AGREGADA LA EXTENSIÓN "AdFighter- Faster,Safer & Smarter Ad Blocker" EN EL NAVEGADOR GOOGLE CHROME O FIREFOX, ES POSIBLE QUE LAS IMÁGENES DEL BLOG NO LAS PUEDAS VISUALIZAR. DICHA EXTENSIÓN ES MUY INVASIVA AL PUNTO DE AFECTAR LA VISIBILIDAD DE LAS IMÁGENES EN LOS BLOGS DE BLOGGER. TE RECOMIENDO ELIMINARLA O DESACTIVARLA AL NAVEGAR POR ÉSTE PARA QUE PUEDAS VERLO BIEN, COMO CORRESPONDE.

Subscribe